Caldo para la paella valenciana

Después de freír todos los ingredientes de la paella valenciana sólo quedan unos pocos pasos sencillos para terminar la deliciosa paella. En éste paso se añade el agua o el caldo. Aquí hay que controlar la cantidad de líquido que añadimos para que la paella no quede ni caldosa ni muy seca. Si se usan 600 gramos de arroz, hacen falta aproximadamente dos litros de líquido. Ésto son datos orientativos ya que al principio hace falta experimentar un poco. El arroz bomba por ejemplo necesita un poco más de líquido al absorber mucho de éste. Puedes echar todo el caldo a la paella antes de añadir el arroz o en cambio, echar sólo la mitad del caldo, después el arroz y por último añadir el resto del caldo. Nosotros lo hacemos siempre así, pero sigue leyendo para hacerlo bien.


¿Agua o caldo?

Al hacer una paella valenciana se puede elegir entre cocinarla sólo con agua, sólo con caldo o una mezcla de ambas. Cuanto más caldo se use, más intenso será el sabor final de la paella. Nosotros recomendamos echar la misma cantidad de agua y caldo. Cincuenta por cien de cada. El caldo usado para la paella valenciana es caldo de ave (caldo de pollo). Puedes usar caldo casero o si tienes prisas usar un caldo de pollo envasado en TetraPack. Si no tienes ningún caldo a mano, cómo último recurso siempre están las pastillas de caldo, pero éstas no te las recomendamos. La paella valenciana sabe mucho mejor si usas un caldo natural.

El caldo tiene que hervir fuertemente. Para ello ahora se puede subir el fuego al máximo. Mientras esperas a que el caldo o agua comience a hervir, puedes probar el caldo con cuidado de no quemarte. Ahora puedes decidir si hace falta añadir algún ingrediente más (sal, pimentón, pimienta, etc.).  Ten en cuenta que el sabor del caldo es un poco más intenso que el de la paella cuando esté terminada. El arroz absorbe parte del sabor. Cuando el caldo haya hervido fuertemente durante unos minutos se puede pasar al siguiente paso que será añadir el arroz a la paella valenciana.